Sin soñar un Poema. Sin conocer un lugar. Sin admirar una pintura

Del Poema "Alma venturosa"

“Al promediar la tarde de aquel día,

cuando iba mi habitual adiós a darte,

fue una vaga congoja de dejarte

lo que me hizo saber que te quería.”

De Leopoldo Lugones (1874-1938)

Poeta argentino

Aviso de "Un Cambio"

A partir de 2017, los Microrrelatos o Mini cuentos dejarán de ser una expresión en este Blog y, junto con los poemas brevísimos, también hijos de mi pluma, formarán parte de otro proyecto. Espero poder concretarlo.

Como hojas al viento

Las entradas de este Blog se publican en 2017, cada martes a la medianoche, desde la República Argentina.

Coordenadas 31°4000S 64°2600O

viernes, noviembre 27, 2015

/


Dudas


Sara tenía plena confianza en su perro, guardián y compañero. Sabía que la defendería a cualquier precio, ya que si algo lo caracterizaba era su valentía y fiereza. Convencida estaba en que jamás la abandonaría.
Antes de irse a la cama, Sara  gustaba de dar una vuelta a la casa para aspirar el ambiente perfumado del campo.  No era miedosa, sin embargo nunca se aventuraba en irse lejos. Los cuentos de la luz mala, propios de la época de tormentas, que había escuchado de boca de los mayores en  reuniones familiares de antaño, venían desagradablemente a su memoria en ocasiones como las de esa noche. Esta vez, su perro, inquieto daba vueltas a su alrededor olfateando el aire. Asombrada, lo vio salir de su lado corriendo, ladrando como un loco. En el horizonte se perfilaban nubes amenazadoras cargadas de viboritas mutantes, azules, plateadas, algunas rojas, todas destellantes.  Su fiel amigo no respondía a sus órdenes ni requerimientos, cada vez se alejaba más de la casa en una inusual carrera hacia lo desconocido. Se quedó sola, sin el auxilio de su perro y, desorientada no supo qué hacer cuando un fogonazo seguido de una lluvia de diminutas estrellas se robó su cuerpo.
A la mañana siguiente, las vecinas dijeron que había muerto a causa de un rayo en seco. La más anciana, socarronamente, sonrió.

2014


Dicen que La luz mala es una fosforescencia que suele verse en el campo o en cerros y quebradas durante los meses más secos, y después de ponerse el Sol. Considerada un alma en pena,  es una luz brillante que flota a poca altura del suelo, que  puede permanecer inmóvil, desplazarse, o en algunos relatos, perseguir a gran velocidad al aterrorizado observador. Muchas veces aparece a una distancia cercana al horizonte y siempre de noche.










sábado, noviembre 21, 2015

/


Orgullosa, la cabeza en alto, la mirada firme, el torso esbelto desafiante en su andar, caminaba apurada por la acera repleta de gente que se desplazaba en uno y otro sentido, apretando bajo su brazo varios folios que contenían escritos judiciales.
El intento de bajar el cordón de la vereda para cruzar la calle  se frustró con el encontronazo de los hombros de ambos. Un revuelo de papeles la sorprendió y,  rápida sin comprender mucho la situación atinó a recogerlos de inmediato.
El causante del choque humano hizo lo mismo y entre ambos juntaron presurosos los escritos que escaparon de su contenedor. Sin palabras, un simple cruce de miradas a pocos centímetros del suelo con la complicidad de la muchedumbre desplazante, bastó para que esos ojos dulces y tristes a la vez, negros o color café, daba igual,  no se borraran de sus recuerdos juveniles jamás. Un punzón latente se incrustó en su pecho, en el alto corazón dónde aquellas emociones imborrables se guardan y se duermen.
Por esas cosas de las asociaciones que nuestro cerebro cognitivamente hace, cada vez que Ángela escuchaba un tema de los Beatles, recordaba aquellos ojos, o mejor aún, esa forma de mirar, esa mirada única e irrepetible totalmente accidental.
Ya en la época de la telefonía móvil, el estruendo de un ring-tone la sobresaltó. A una nieta no se le  falla en los horarios comprometidos más si se trata de una actuación personal.
Salió de su departamento en pocos minutos,  tomó el turno semanal de la peluquería  y en dos horas estuvo lista.
Ignacia tocaba el violín a pesar de la dura resistencia de su padre que la había soñado licenciada en Ciencias Económicas.
Era una función de gala en la que todos estaban presentes, desde autoridades hasta parientes y amistades, pasando por los que no sabían porque habían sido invitados.
Ángela se ubicó en una de las primeras filas del teatrino barroco de la  Facultad de Artes y con la mirada buscó a su hija o a su yerno, pero ellos no pudieron acompañarla ya que ese día había personajes de renombre y debían prodigarles todo tipo de atenciones  protocolares.
Abrumada por las distintas emociones que la obra musical y la visión de su nieta le producían, no advirtió que su cartera se fue deslizando hasta el suelo yendo a parar justo a los pies del caballero que sentado delante suyo, había llegado casi tarde. El escenario ocupaba toda su atención.
Mientras el Director de la Orquesta Juvenil  agradecía con gentil ademán la ovación del público que aplaudía de pie, en medio del estruendo de los aplausos, Ángela alcanzó a escuchar la voz de un hombre que preguntaba si la cartera que había recogido le pertenecía. Ambos salieron de la fila de asientos tapizados en rojo aterciopelado y se encontraron en el pasillo, él portando la cartera. Pero el desplazamiento de la gente, alguna que continuaba aplaudiendo y otra que iba y venía, provocó entre Ángela y el desconocido un suave roce que hizo que la cartera cayera nuevamente. Al unísono los dos se agacharon a recogerla. Fue en ese instante, con un entorno también apabullante, que ella encontró los mismos ojos negros o color café, seguía dando igual. Y nuevamente el punzón en el pecho. Después del agradecimiento tímido replicado por un gesto cortés, la obertura que comenzaba a ejecutarse volvió a ambos a sus butacas.
Otra mixtura de sensaciones y sentimientos se adueñó de Ángela. Al finalizar la función ella lo miraba insistentemente. Él la saludó con amabilidad y se fue presuroso ante el reclamo afable de un directivo. Su loca esperanza de recuerdo o reconocimiento por parte de aquel hombre entrado en años pero apuesto se desvaneció como por arte de magia dejando,  un amargo sabor en su boca.
En su sillón hamaca, la mujer se mecía suavemente mientras sus pensamientos danzaban de a ratos al compás de “Yesterday” en un apretado baile o se detenían expectantes ante los acordes del Concierto para dos violines de Bach. El tiempo para Ángela no era una dimensión. El tiempo era el ahora en cualquier lugar.
2010

Versión 2013


sábado, noviembre 14, 2015

/

Pasaba de paso casi todos los días, por ese lugar distinto, único, donde los aromas embriagaban y los sutiles sonidos adormecían. Nunca se había detenido a contemplar la belleza de las pinturas colgadas al descuido en la pared ni los colores de los tapetes púrpuras y malvas, ni menos los tapices reproduciendo sagradas figuras. Nunca había imaginado la presencia celestial del Maestro que todo justificaba. Ese día se detuvo en el doyo y escuchó su palabra. Entró en el salón y se sentó sobre la alfombra tupida. Aprendió a escuchar y a observar el Mundo. Se enamoró de la vida.

2013


sábado, noviembre 07, 2015

/

Los veía moverse constantemente. Algunos saltaban, otros gritaban, todos festejaban algo. No advertí motivo especial. Me convencí: festejaban la vida. Mis ojos no lograban distraerse de la escena. Sus actitudes podían pertenecer al aquí y ahora o representar ritos del pasado. Gesticulaban exacerbadamente. Se comunicaban a través del lenguaje oral, pero a tal volumen que las palabras vibraban en el ambiente de modo no inteligible. Sus atuendos, muy coloridos, sugerían una especie de arcoiris en ostensible combinación con el entorno vital. Casi todos tenían las mismas dimensiones. De pronto, se incorporó al grupo, un integrante que llegaba retrasado. Por mi parte, intentaba concentrarme en la lectura del último libro de Haruki Murakami que acababa de comprar y que me había propuesto revisar, mientras bebía un juvenil vaso de café mocha. El resultado: “Negativo”. El recién arribado fue recibido con sonidos eufóricos. Brincaban, se abrazaban, uno se subía sobre la espalda del otro, dejando caer sus bártulos al suelo. ¡En fin!
Pude entender entonces, cómo funcionaban. Sobre sus cabezas levitaba un Ser, o una Mente, suma de las mentes de todos ellos. No eran cada quien. Eran Uno. Eran las emociones del grupo, vinculando los cuerpos, reviviendo a través de la evolución, situaciones remotas, propias tal vez, de un conjunto de australopitecus, comunicándose.
Si no fuese porque me encontraba en un bonito Shopping porteño, lo hubiera jurado. Tuve entonces que convencerme: Se trataba simplemente, de adolescentes esperando la hora del contra-turno en algún curso de la Secundaria.


2012



No te duermas sin un cuento. . .by Zuni Moreno. Con la tecnología de Blogger.

Este Blog. . .


Un Blog de Cuentos

Un Blog de Poemas

Un Blog de Lugares

Un Blog de Pinturas

Por

Zuni Moreno

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Gentiles seguidores de Google+

Mi Propósito


La vida nos reúne en cualquier lugar y nos cuenta historias cotidianas.

Yo las he interpretado a través de los cuentos breves y los microrrelatos.

Y, a los sentimientos que fluyen de aquéllas, los he expresado en simples poemas.

Aquí, mi trabajo, para ustedes.

Zuni Moreno

Reconocimiento II


Todas las pinturas que acompañarán las entradas de "No te duermas sin un cuento", durante 2017 pertenecen a uno de los pintores argentinos más reconocido a nivel nacional e internacional, no sólo por la calidad de sus obras sino además por su particular temática: Benito Quinquela Martín (1890-1977)

Barcos de Quinquela Martín

Barcos de Quinquela Martín

De QM

De QM

De QM

De QM

Reconocimiento I


Todas las pinturas que acompañan las entradas de "No te duermas sin un cuento" pertenecen a uno de los artistas rusos contemporáneos más admirado: Vladimir Volegov.

Este pintor nos acompañará durante el año 2016.

Mujeres de Volegov

Mujeres de Volegov

Un regalo

No te duermas. . .

Candela por la Paz

Candela por la Paz

Quien escribe

Quien escribe
Zuni Moreno

Conjunción


Las fotografías que ilustran este Blog, son de mi cámara.

Los cuentos y poemas, de mi pluma.


Capturando la vida

Capturando la vida
Mi cámara y Yo

Pensamiento en rosa


"He mirado las rosas y me he acordado de ti"

Juan Ramón Jiménez,

escritor y poeta español, (1881-1958)


Rosas, rosas

Rosas, rosas
Rosas de Vladimir Volegov

Poemas en flor


Este Blog trae al lector también poemas y, como un árbol en flor, supone la siembra y anuncia la cosecha, mientras se deshoja la vida.

Escribiendo con el pensamiento desde el alma

Pintando la vida

Antigua como la humanidad misma, la Pintura, responde a un impulso innato en el hombre de comunicación.

Recogiendo los frutos

Recogiendo los frutos
Tres de mis poemas y un cuento obtuvieron el 17-11-2012, el 3er. Premio en el Concurso Internacional,"Elegidos 2012" organizado por El Instituto Cultural Latinoamericano, de Junín, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Google+

Todos

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Fidelidad

Un perfume

Un perfume
Volegov

Mi otro Mundo

Una verdad

«Los libros son los únicos confesores de los hombres»

David Mateo

Licencia

Lo propio

Safe Creative #1006060192043

Derechos

Safe Creative #Zunilda Moreno
Safe Creative

Registro

IBSN registrado
Blog: No te duermas sin un cuento. . .
URL: http://miscuentosmimundo.blogspot.com
IBSN: 09-06-2010-14

Números en este Blog

Un colectivo acogedor