Sin soñar un Poema. Sin conocer un lugar. Sin admirar una pintura

Del Poema "Alma venturosa"

“Al promediar la tarde de aquel día,

cuando iba mi habitual adiós a darte,

fue una vaga congoja de dejarte

lo que me hizo saber que te quería.”

De Leopoldo Lugones (1874-1938)

Poeta argentino

Aviso de "Un Cambio"

A partir de 2017, los Microrrelatos o Mini cuentos dejarán de ser una expresión en este Blog y, junto con los poemas brevísimos, también hijos de mi pluma, formarán parte de otro proyecto. Espero poder concretarlo.

Como hojas al viento

Las entradas de este Blog se publican en 2017, cada martes a la medianoche, desde la República Argentina.

Coordenadas 31°4000S 64°2600O

sábado, marzo 29, 2014

/

Pasó rápido, casi como una estela en la noche clara, por eso la vio, como veces anteriores. Se sintió bien y, se ovilló en la puerta del zaguán, aferrado a su botella de tinto que en ese entonces era su única compañía. Meses más tarde, mientras recorría con su mirada ese cubículo blanco en el que se encontraba,  advirtió que esa bruma luminosa, quizás con mayor rapidez que en otras ocasiones, pasó muy cerca de él. Sin embargo,  ante su pregunta sobre si la había visto también, la enfermera le respondió: "No, pero no se preocupe Antonio, es el efecto de los medicamentos". No le creyó, siguió pensando que su final estaba cerca. Siempre fue un ángel.

2014

sábado, marzo 22, 2014

/

"Los recuerdos pueden tener colores. Sólo si tú los piensas y ves con los ojos de adentro", me dijo un día, un sabio maestro yogui. Ayer, mientras miraba el mar embravecido y escuchaba las sirenas de las ambulancias presagiando un accidente a mis espaldas, recordé a Santiago, como todos los días de mi vida.  ¿Cómo sería Santiago con diez años más? Tan pelirrojo, tan obcecado en su forma de conducir, tan amante, tan. . . ¡Cómo le amaba! 
El tiempo ha pasado y él continúa habitando en mi mente. 
Es hora de regresar, pensé, cuando el mar se tiñó de rojo. Recordé la casa, siempre igual, y la oscuridad  pintó todo de negro. Hoy, desperté en medio de una bruma dorada y vi el sol. Recordé entonces, que debía preparar el desayuno para nuestra hija. 


2013

sábado, marzo 15, 2014

/



¡Pensar que él la miraba desde adentro, sin que ella lo advirtiera! Estaban unidos por los avatares de la vida y apenas sabían de la existencia uno del otro. Juana, trabajaba de doméstica y no podía perder tiempo en sentimentalismos. Así la habían criado. Todo el día con la carga a cuestas enfrentando los designios de quién sabe qué destino. Él, pegado a ella, sin entender nada, no la perdía de vista ni a sol ni a sombra. Pero, esa noche de verano, todo cambió. Después de un tumultuoso encuentro y ya decidido a mirarla de frente, dispuesto a acompañarla para siempre, se sintió libre cuando el médico cortó su cordón umbilical.
 2011

(Con leves correciones en 2014)


¡No dejes de clickar para ver una ilustrativa fotografía!

sábado, marzo 08, 2014

/

Ese verano Efraín había decidido pasarlo en la posada de su abuelo. Estaba harto de la ciudad y vacacionar en el mar otra vez, no lo entusiasmaba. En cambio, mirar las sierras cubiertas de verdes oscuros, escuchar el sonido cantarino de un arroyito saltarín, distraerse con los turistas que van y vienen por el hotelito, eso sí lo reconfortaba. Por otra parte lo había hecho muchas veces en su niñez y parte de su adolescencia, siempre al amparo de su abuela Alicia que lo llenaba de mimos y le complacía su gusto por las empanaditas de queso. Llevaría, por supuesto, su Notebook para divagar entre números y cálculos. Para proyectarse y entretenerse en la Red con sus amigos cibernautas a quienes dedicaba parte de su tiempo, cuando regresaba a su departamento, cumplido su tiempo laboral.
Se adaptó rápidamente al movimiento diario de la Posada. Para desayunar, había elegido una mesa junto al gran ventanal desde el cual la vista panorámica de la plaza principal, con sus hermosos ejemplares autóctonos y exóticos, le entusiasmaba la jornada.
La camarera siempre tenía todo listo para cuando él llegase. Efraín, cumplía un ritual: Primero desayunaba tranquilo mirando hacia fuera ensimismado en sus pensamientos, entrecortados por algún ¡Buen día! Luego saboreaba el rico café con leche con tostadas calentitas y humeantes, manteca y dulce de algarroba, miel o arrope de chañar,  en tercer lugar, abría su  equipo y permanecía horas absorto ante la pantalla, sumergido en su contenido.
Una mañana de la primera semana de estadía, en su última mirada hacia la plaza antes de conectarse, la descubrió. La joven caminaba apurada por la avenida de piedra laja que desembocaba casi justo enfrente del Hotelito. Por allí cruzaba todos los días en un repetitivo trayecto la calle ancha que separaba la plaza de la Posada y giraba en ángulo recto hacia el sur. De mirarla a diario, llegó el momento en que los ojos de Efraín se encontraron con los de la mujer.
A través del vidrio y la distancia percibió en la joven un sutil estremecimiento.
Así, fue observando: Su cabello ensortijado y rubio, su cuerpo gentil, sus ojos buenos.
Cada desayuno acrecentaba una rara una emoción en Efraín que con nadie compartía. Bebía el café con apuro y se apostaba para esperar a la mujer y mirarse en sus ojos.
Siempre se miraban, cada vez comenzaban desde más lejos hasta casi enfrentarse rostro con rostro ante la vidriera inmóvil. Una mañana diáfana, Efraín levantó su mano en señal de saludo y ella le contestó con un aleteo de la suya. Más tarde, se saludarían con un desapercibido movimiento de cabeza y una franca sonrisa.
Pasaban los días y  el muchacho iba sintiendo una necesidad cada vez mayor de ese especial encuentro matutino. Como todas sus cuestiones personales, esta extraña relación con la joven que cruzaba todas las mañanas por el mismo lugar, le pertenecía y  la callaba.
Cada noche, mientras esperaba que el sueño llegase, Efraín contaba los días que le restaban en la Posada.
¿Qué magia perceptible y recíproca se apoderaría de estos dos seres quienes sin hablarse, con sólo mirarse se conectaban? ¿Qué hilos invisibles los acabarían uniendo, sin tocarse, sin juntar cuerpo con cuerpo? ¿Qué razones escoge el alma humana para elegir el momento y el lugar, la persona y el entorno destinados?
En aquella oportunidad, la joven se acercó como nunca al ventanal y apoyó su mano sobre el vidrio, sumergiéndose en los asombrados ojos marrones de Efraín. Él le contestó el gesto y apoyó su mano sobre la de ella, como si ningún elemento los separase. Y pudo sentir la vibración de su amada y ella advirtió, dando un respingo hacia atrás casi asustada, el palpitar del hombre. Se fue presurosa rumbo al sur, calle abajo.
Dos días negros consecutivos llenaron de angustia el corazón de Efraín, cuando al ritual cotidiano le faltó la presencia de la mujer.
Su abuelo, preocupado le preguntó por su estado, al verle callado y pálido como si no hubiese dormido bien. Pero el joven, hábilmente desvió la atención del anciano. El abuelo sonrió y continuó con su tarea habitual aconsejándolo que bebiera alguna infusión del lugar.
Las hierbas serranas, por más sanas y acertadas, no tuvieron efecto. La ausencia de la joven a quien se había unido y comunicado a través del inimaginable poder de la mente, era suficiente para no permanecer en el lugar un solo día más. Llegó el último desayuno. Había mirado reiteradas veces hacia la plaza, pero no la detectaba, sin embargo la presentía.
Vuelto a su café con leche de la despedida, con la Notebook cerrada, se había quedado quieto, pensando en razones infundadas, en respuestas insuficientes, en la trama  imperceptible que ocupa los espacios de la vida.
Había fijado su vista en un punto negro que sólo él distinguía.
De pronto, la energía vital del entorno se agitó, sus sentidos se agudizaron y sus labios se abrieron para beber todo el sentimiento de esa boca húmeda que le acababa de estampar el más cálido de los besos.
El tiempo que duró el contacto le pareció infinito. Ella le había tomado el rostro entre sus manos blancas para luego, suavemente separarlas.
No hubo palabras. La joven de pelo casi rubio y ensortijado, salió rápidamente del salón-comedor del hotelito y apurada, siguió su rutinario camino.
Efraín no intentó alcanzarla, en realidad no la alcanzaría. Manejar con velocidad su silla de ruedas, no se lo hubiese permitido.
El abuelo presente detrás de la barra, fingía repasar con una limpísima servilleta las copas lavadas de la noche anterior.
Su nieto preguntó entonces: “Abuelo, ¿Quién es esa chica?” El anciano un poco tembloroso por la explicación que le daría, le respondió: “Ah. . . esa joven, con quien te has estado mirando todo este tiempo Efraín, es la hija de un vecino. Sólo sé que todas las mañanas concurre a la Escuela Municipal para aprender lengua de señas, porque es sordomuda, la pobrecita.” 

2010
Versión 2013

sábado, marzo 01, 2014

/


La joven mujer estaba parada con los brazos en jarra, mirando desde el ventanal de su escritorio un horizonte no pensado, un futuro incierto. Su cuerpo esbelto se perfilaba de espaldas, alentador. Su falda  a la rodilla tenía un tajo que mostraba parte de sus sensuales piernas. En su salida reciente, había percibido el aire  frío y húmedo de junio penetrando airosamente en sus pulmones en un suspiro profundo, tajante como un afilado cuchillo. Unos papeles blancos que había sacado de su bolsa para leer, cayeron al suelo como escapando de la lectura. Se agachó presurosa a recogerlos, cuando un compañero de trabajo desde el marco de la puerta, le anunciaba la hora de salida. Agradeció el aviso, se puso su chaqueta y colgó de su hombro izquierdo la cartera, con los papeles recogidos aún en la mano. Sus ojos oscuros estaban enrojecidos, una lágrima resbaló de ellos, ahogándose en el sobre, justo cerca del membrete donde podía leerse: "Laboratorio". Ese día, Laura Vilchez, no compartió el ascensor con sus colegas. Bajó por la escalera.

2010
versión 2013



No te duermas sin un cuento. . .by Zuni Moreno. Con la tecnología de Blogger.

Este Blog. . .


Un Blog de Cuentos

Un Blog de Poemas

Un Blog de Lugares

Un Blog de Pinturas

Por

Zuni Moreno

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Gentiles seguidores de Google+

Mi Propósito


La vida nos reúne en cualquier lugar y nos cuenta historias cotidianas.

Yo las he interpretado a través de los cuentos breves y los microrrelatos.

Y, a los sentimientos que fluyen de aquéllas, los he expresado en simples poemas.

Aquí, mi trabajo, para ustedes.

Zuni Moreno

Reconocimiento II


Todas las pinturas que acompañarán las entradas de "No te duermas sin un cuento", durante 2017 pertenecen a uno de los pintores argentinos más reconocido a nivel nacional e internacional, no sólo por la calidad de sus obras sino además por su particular temática: Benito Quinquela Martín (1890-1977)

Barcos de Quinquela Martín

Barcos de Quinquela Martín

De QM

De QM

De QM

De QM

Reconocimiento I


Todas las pinturas que acompañan las entradas de "No te duermas sin un cuento" pertenecen a uno de los artistas rusos contemporáneos más admirado: Vladimir Volegov.

Este pintor nos acompañará durante el año 2016.

Mujeres de Volegov

Mujeres de Volegov

Un regalo

No te duermas. . .

Candela por la Paz

Candela por la Paz

Quien escribe

Quien escribe
Zuni Moreno

Conjunción


Las fotografías que ilustran este Blog, son de mi cámara.

Los cuentos y poemas, de mi pluma.


Capturando la vida

Capturando la vida
Mi cámara y Yo

Pensamiento en rosa


"He mirado las rosas y me he acordado de ti"

Juan Ramón Jiménez,

escritor y poeta español, (1881-1958)


Rosas, rosas

Rosas, rosas
Rosas de Vladimir Volegov

Poemas en flor


Este Blog trae al lector también poemas y, como un árbol en flor, supone la siembra y anuncia la cosecha, mientras se deshoja la vida.

Escribiendo con el pensamiento desde el alma

Pintando la vida

Antigua como la humanidad misma, la Pintura, responde a un impulso innato en el hombre de comunicación.

Recogiendo los frutos

Recogiendo los frutos
Tres de mis poemas y un cuento obtuvieron el 17-11-2012, el 3er. Premio en el Concurso Internacional,"Elegidos 2012" organizado por El Instituto Cultural Latinoamericano, de Junín, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

Google+

Todos

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Fidelidad

Un perfume

Un perfume
Volegov

Mi otro Mundo

Una verdad

«Los libros son los únicos confesores de los hombres»

David Mateo

Licencia

Lo propio

Safe Creative #1006060192043

Derechos

Safe Creative #Zunilda Moreno
Safe Creative

Registro

IBSN registrado
Blog: No te duermas sin un cuento. . .
URL: http://miscuentosmimundo.blogspot.com
IBSN: 09-06-2010-14

Números en este Blog

Un colectivo acogedor