Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Efraín

Ese verano Efraín había decidido pasarlo en la posada de su abuelo. Estaba harto de la ciudad y vacacionar en el mar otra vez, no lo entusiasmaba. En cambio, mirar las sierras, cubiertas de verdes oscuros, escuchar el sonido cantarino de un arroyito saltarín, distraerse con los turistas que van y vienen por el hotelito, eso sí lo reconfortaba. Por otra parte lo había hecho muchas veces en su niñez y parte de su adolescencia, siempre al amparo de su abuela Alicia que lo llenaba de mimos y complacía su gusto con las riquísimas empanaditas de queso. Llevaría, por supuesto, su Notebook para divagar entre números y cálculos. Para proyectarse y entretenerse en la Red con sus amigos cibernautas a quienes dedicaba parte de su tiempo, luego del regreso a casa, pasada la jornada laboral.

Se adaptó rápido al movimiento diario de la Posada. Había elegido, para desayunar, una mesa junto al gran ventanal para ver la gente pasar y disfrutar de los hermosos ejemplares autóctonos y exóticos de la tradic…

Pinturas

Caminando por el Boulevard, esa gran avenida dividida en dos anchas vías, diseñadas entre una explosión de petunias azules y margaritas blancas, Ismael miró su reloj y supo que todavía había tiempo. El glamour del lugar, aceleró su ímpetu de retroceder. Las luces se proyectaban tras las amplias vidrieras que  alcanzaban la acera misma y dibujaban formas entre las copas de los frondosos árboles. Sofrenó sus deseos de volverse sobre sus pasos y, un poco nervioso, decidió que entraría igualmente. Las Galerías de Arte, no eran de su total agrado y nunca había podido explicarse la razón, ya que  sus dotes de escritor en ciernes, deberían ser compatibles con aquéllas. “Tal vez, no” pensó, pero las tendencias insinuaban que  estaba equivocado. Los artistas se reúnen en sus propias áreas y se mezclan en las ajenas, porque todo es expresión del Arte. En la ocasión, haber asistido resultaría la mejor opción, desde cualquier esquina de su vida que lo mirase. Se había marchado de la oficina, apes…

Sin equipaje

¿Qué podía hacer ella? La vida se le había escurrido como agua entre las manos. ¡Se le había gastado tanto! ¿Estaba loca?
Una intensa carrera por los andariveles del tiempo con aciertos y desengaños, la depositaban en ese Café de la pintoresca Avenida de Mayo, en la capital de su país natal. Los espejos ribeteados en oro que adornaban las paredes devolvían la imagen de una mujer cercana a la sexta década, de ojos empequeñecidos, finamente vestida, envuelto su cuello en una caricia de gasa azul lavanda que daba a su rostro surcado por discretas arrugas, un toque romántico. La melena le llegaba a los hombros en cascada de mentirosos reflejos azabaches, destacando el blanco mate de su tez. Sobre la mesa redonda de roble y mármol, unos sobres grandes de papel madera, un cuaderno, un libro gordo de tapas rojas y la humeante taza de café, cuyo aroma con sonido a tango se esparcía en el ambiente, confundiéndose con la nostalgia. Sí. Estaba sentada allí para tomar una determinación. Recordó la h…

Gorky

Imagen
Dedicado a mi amigo Tinta Roja



Tamborileaban sus dedos sobre la mesa, mientras leía el Diario de la mañana. Un sorbo de café, cortado con dos gotas de leche, como él lo prefería, la melancolía dulzona de un tango que ondulaba en el ambiente y su corazón destrozado, componían un cuadro del “Ruso Gorky” que lo pintaba. Dejar a una “mina”* era una cosa, pero que la “mina”* lo dejase a él, era otra, y muy distinta. Por primera vez, sus hermosos ojos negros lucían tristes. O la traía de los pelos, pensaba o la dejaba ir. _ ¿Y por qué se fue? Se preguntaba. ¿Qué no le habría gustado? si todas las mujeres del barrio se morían por él. Pero, no era de hombre, salir corriendo detrás de una “papusa”* que lo plantó. Ya con eso tenía demasiado.  De pronto, la puerta vaivén con toma-mano de bronce bien lustrado, del Bar “Tristes Angelitos” se abrió de golpe y como un remolino, ingresó Pedro, a quien lo apodaban “Cabeza”. _ ¿Qué hacés Ruso? Saludó vociferando, el recién llegado. _ Nada, respondió Gorky, …